Cambios

Idas y venidas
continuas,
sin sentido
como todas las cosas
que se hacen queriendo.
Romperse a abrazos
como el refugio perfecto.
Contradicción constante,
chuparse el dedo
por jugar con fuego.
Correr el riesgo de enfrentar
al corazón y a la razón.
Una boca que te promete
un nunca más
mientras vuelve a besarte.
El desliz de unos dedos
que se pasean por el pecho,
y una mirada que lo atraviesa.
Falsa alarma,
lo que buscabas entre mis costillas
lo tenías entre tus manos.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s