De vez en siempre

Una vez me robó un beso una persona que nunca me dijo lo que pensaba porque ya le notaba lo que sentía. Pero el problema no fue esa vez, ni las mil noches que le acompañaron, sino las otras mil que no las siguieron. Me hizo reír hasta vibrar, por eso desde su despedida no dejo de temblar. Comprendí que la distancia es fría, y el tiempo hielo que puede quemar más que cualquier fuego. Desde esa vez, vivo como un niño que corre a otras camas cuando ya no hay luz en la suya. Me da miedo cruzar los puentes sin ir acompañado, y he dejado de fijarme en los ojos que me provocan vértigo. Pero hay otras veces, que abrazo a personas con la mismas alas rotas que tengo yo. Que me cuentan su historia, y le ponen voz a palabras que yo sólo sé dejar en el papel. Y empiezo a creer, a creer que estamos tan bien rodeados como tan mal
escogemos.

Si alguna vez fallas,
que sea por intentarlo.
Que las huellas que te dejan
te hacen más fuerte.
Si alguna vez vuelves
a querer,
que sea como siempre,
de verdad y hasta al final.

Anuncios

4 comentarios sobre “De vez en siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s