Mírame

Si te vas a ir, mírame. Verás, nunca aprendí a tener cariño a los recuerdos que me llenaron de vida. Así que mírame la última vez antes de que olvide todos los caminos que me llevaban a tus ojos. Vivo tanto lo que escribo que muero en lo que tacho. Lo mejor de los principios es que no ves el final, pero cuando todo se va a acabar yo soy de no mirar atrás. De rociar con gasolina todos los besos que me han hecho arder. De deshacer las líneas que me unían a los lunares de esa espalda en la que dormir y formaban un misterio a resolver. Ya empezamos a ser un rumor como el último gemido que suena a despedida. Nos quedan los traviesos impulsos de los amantes que recaen como al alcohólico que llaman loco cuando bebe para olvidar que vive en un mundo de cuerdos. Sería breve si supiera realmente que querer decirte, pero siento que cuando acabe todo esto te vas a ir, así que voy a escribir hasta que tu marcha o mis palabras carezcan de sentido. Es tan tarde para que te quedes como pronto para no querer volverte a ver. Pero de nada sirve todo esto si cuando cierro los ojos sigues estando ahí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s