Portazo

Y se cerró la puerta. Y se escaparon todos los besos por la ventana. Se apagaron todas las noches que lograron ver el amanecer. Se ahogaron todas las confesiones que nos acercaron tanto que no podíamos soltarnos. Así que me mudé a un túnel con entrada de emergencia, sin buscar una salida. Hasta que llegó alguien que le gustaba más su reflejo en otros ojos que mirarse al espejo. Tú no sabes que lo que me gustó de ti fue que me quitaste la venda con la misma delicadeza con la que te la quitaron a ti. Y ese es el motivo por el que le regalaría una de mis vidas al diablo por verte sonreír. Como el funambulista que camina por la cuerda floja, vamos a avanzar muy lento sin confiar en la caída. Porque tengo las huellas manchadas de tinta de un capitulo que no sé olvidar. Aún guardo las cenizas de un fuego que me hizo latir. Pero tú, tú eres la razón por la que escriben los poetas de madrugada. Y lo único que me apetece ahora es vivirte. Acariciarte la piel y que se me rompan todas las dudas que me han separado de ti todo este tiempo. No quiero perder lo que aún no se ha perdido, pero sé que se cerrará la puerta. Así que vamos a devorarnos hasta que lo único que nos quede sean las ganas de seguir siendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s