La luz de la noche

En noches como ésta dejaría de acariciarme la herida como el que mete el dedo en la llaga. Escondería el lápiz que escribe en las cenizas que no volverán a ser fuego. Y lo siento tanto como lo pienso, justo antes de acordarme de algún párpadeo que me cambió la mirada. Así es la magia de huir con todo lo que odias a por todo lo que quieres. No te creas que mi historia es muy diferente a la tuya. De hecho, somos tan parecidos que vamos a tener las mismas ganas de quemar el papel cuando terminemos de leer. Porque detrás de cada palabra disfrazada en adiós hay una puerta cerrada por la mano que un día te dejó entrar por la ventana. Porque los labios que te susurraban hasta erizarte la piel ahora están tarareando esa canción que no te deja salir de la cama. Porque las lágrimas que resbalan por las mejillas se han convertido en un punto de apoyo tan fiable como el abrazo cuando pasa la tormenta. Quizá el error está en creer que la magia, que espera tras la esquina, nos llevará a los mismos brazos equivocados. Porque fuimos nosotros quienes nos empujamos por creer que una luz nos podía hacer brillar. Quizá todo sea tan injusto que no puedas volver atrás a decir esas palabras que no te atreviste a gritar. Hay juguetes rotos con más ganas que alas que te esperan en el mismo lugar que desesperaste tú.

Anuncios

2 comentarios sobre “La luz de la noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s