Nunca es para siempre

Hace frío, aunque es pronto. Las estrellas están empezando a cubrir el cielo de deseos.
Y he pensado en ti. En todas las formas posibles de volver a estar cerca. En todas las formas sentidas de echarte de menos. Nuestro amor es un pirómano en un parque de bomberos. He abierto los ojos cada mañana sin ti, y he comprendido que nunca vas a estar ahí. No volveremos a estar juntos. Y no es por ti, es por mí. Has dibujado la sonrisa más feliz en mi vida. Pero los museos no se contruyen para un sólo cuadro. Quizá podríamos superar todo lo que nos está impidiendo vivir los sueños. Quizá la solución sería atarnos en problemas. Y en seguir. Seguir hasta agotarnos. Pero yo no quiero que te acabes nunca. No quiero ser ese. Quiero que seas el recuerdo que nunca pueda olvidar. Aunque me cuesten todas las vidas de un gato dejar de quererte. Quiero que sepas que pudes contar conmigo. Porque no quiero que te acabes, pero tampoco quiero verte marchar. Quiero tenerte como el fuego, tan cerca para que no se apague y tan lejos para que no me queme. Eres todo aquello que voy a vivir, eres eso que sientes y nunca voy a dejar de buscar. Contigo el cielo esta demasiado cerca del infierno. Llámame cobarde por no ir a por ti hasta el fin, o egoísta por sólo quedarme con lo mejor de ti. Hoy estoy a dos versos de quererte para siempre. Pero, hace frío y ya es demasiado tarde.

Anuncios

4 comentarios sobre “Nunca es para siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s