Día D

Hay veces que la vida no entiende de calendarios, pero se acerca el día en el que va a llegar alguien. Alguien que convierta tu herida en cicatriz. Alguien que te enseñe un nuevo mundo, que te haga vivir todo lo que nunca habías llegado a sentir. Alguien que no pregunte de dónde vienes, que sea la respuesta a donde quieres ir. Y como cuerdos que quieren volverse locos, el primer paso es aceptarlo. Aceptar que nunca volveremos donde nunca nos quisieron. Que tampoco queremos volver, sino llegar. Que somos la luz del final del túnel. Que somos tantas ventanas como puertas nos cerraron. Que somos puentes que derriban muros. Nos debemos la oportunidad de ser felices. Nos la debemos tanto, que no deberíamos salir de casa sin la sonrisa puesta. El mundo está hecho para los que nunca se cansan, para los que nunca dejan de intentarlo. Y yo no seré el osado que vaya a tu casa a decirte que camino escoger, ni mucho menos por que tren puedes dejarte atropellar. Pero ambos, hemos memorizado el techo encima de nuestras camas, hemos contemplado como las mismas estrellas se apagaban. Todo se parece tanto, que debemos estar buscando algo muy parecido. Todo lo que aprendí, que es mucho más de lo que me enseñaron, es que debes quererte como quieras que te quieran.

Anuncios

2 comentarios sobre “Día D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s