Y aún así

Apareces cuando dejo de pensar, y mi tiempo libre me hace tu esclavo. Sé que en tus manos hay palabras que no te atreves a escribir. Quizá por eso sigo así, esperando a leer lo que la última vez pude ver en ti. Te escribo sin pensar, como el que baila de memoria el tango de la muerte y no quiere dejar de hacerlo. Soy el cobarde que te quiere lejos porque se asusta cuando estas cerca. Tú me hiciste ver que no todos los errores se convierten en problemas. Que el amor, para hacerlo, primero hay que crearlo. Que somos todo lo que hicimos y lo que nos dejamos por hacer. Y por mucho que tiemble cuando siento, te debo que volvíeras a hacerme sentir vivo. Pero cuando jugamos al amor, no pierde sólo quien se queda, sino también quien se va cuando no debe. Porque conjugar en pasado cada una de tus sonrisas no me hace un perdedor. Yo he escrito en tu espalda, he besado tus pasos y sé de tus secretos. No te tomes como una amenaza cada uno de tus misterios. Cada uno pasa las páginas como puede. Tú quieres dejar atrás aquello que aún recuerdas, yo no puedo avanzar con aquello que no puedo olvidar. Y aún así, quiero que aparezcas en todos mis sueños, que llegues cuando suban los grados de mi vaso, que soy esclavo de lo que siento cada vez que cierro los ojos.

Anuncios

6 comentarios sobre “Y aún así

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s