Adiós

No recuerdes un adiós.
Tengo un invierno en los bolsillos que me dice que no está. Ando con un reloj sin paciencia, una mirada perdida y una bala en la recamara. Soy el que escribe en noches en vela como salir a flote de este barco hundido. Me miro en el espejo y me dice que el escudo nos ha cortado más que cualquier puñal de los que tenemos en la espalda. Ya no soy el mismo de aquella vez. Del cielo se regresa con las alas rotas. Y el miedo a volar es el mayor de los infiernos. Escribo todo lo que debería hablar, soy una pieza de puzzle que nunca ha encajado por querer demasiado. Les he dicho a mis mariposas que no aleten cuando la vea, pero el capullo soy yo, y mis ganas de mirarle a los ojos y decirle que ya no me queda tanta tinta. Que lo siento, pero la siento. Y que a veces me dan ganas de huir pero sólo me pondría a correr para volverla a ver. Nadie sabe que el cobarde es el más valiente con la careta puesta. Venderé todos mis disfraces por el truco de magia que me lleve a su lado. A decirle lo que nunca escuchó, confesarle que no necesito alas si voy de su mano. Pero hasta entonces voy a apurar los márgenes de esta historia con más puntos que finales.
Te he dicho que no recuerdes un adiós y llevas recordando el suyo desde el principio.

Anuncios

7 comentarios sobre “Adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s