De volver y llegar

Estaba esperando que volviese. Que llegara con la carita de brisa de verano a reventar todos mis inviernos. Que nuestras miradas se besaran mientras nuestros labios se confesaran un te quiero en silencio. La distancia y el tiempo te ofrece la velocidad en la que te arrepientes por haberte ido. Pero, a veces, el miedo te hace alejarte y corres mirando hacia atrás. Es cuando te sientes solo rodeado de gente cuando aprendes. Que no hay que despedirse, que las cosas buenas siempre estan ahí y no hay que volver, sino quedarse. Que nacimos para cambiar el mundo aunque nos hemos mimetizado como un camaleón enjaulado. Que llevamos bailando tanto tiempo con la misma música que ya no nos importa si nos pisan los pies. Pero seguimos, porque estamos hechos de sueños y la maleta es demasiado bonita para dejarla vacia. Con el tiempo te das cuenta que si inventaran una máquina del tiempo volverías a revivir los instantes más felices, y no a reparar tontos errores que volverías a cometer. Somos perfectamente imperfectos y hay que estar orgullosos por ello, aunque las ojeras digan lo contrario. Se escucha poco para lo mucho que debemos decir, se habla demasiado bien para lo mal que llegamos a estar.
Y si estas leyendo esto es porque ella nunca llegó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s