Quédate

Quédate cerca, no te vayas aún.

Me queda un minuto para que vengas y te acomodes en mi pecho. Estoy a dos caricias de decirte todo lo que le cuento a tus labios por las noches. Estoy a tres latidos de poder decirte todo lo que te escribo en la espalda. Quiero que sepas que el tiempo nos apretó hasta dejarnos sin suspiros, pero fuiste tú quien me dejó sin aliento. Quiero algo que nos aprete pero que no ahogue. Es díficil que lo entiendas, nunca te has visto llegar con la sonrisa puesta logrando que el mundo gire para ti. Algún día te darás la vuelta y te darás cuenta que todos te siguen mirando. Es la primera vez que me gusta el vértigo en mi estómago, que la suerte se pone de cara, que los fracasos se esconden debajo de la cama. Yo siempre había huído de las chicas como tú, pero esa vez me quedé esperando y llegaste como una tormenta en verano. Y se mojaron todos nuestros miedos, nos quedamos sólo con la pólvora en nuestras miradas para estallar ese nunca que se nos aparecía siempre. Y es que nos quedan tantas noches por soñar, tantas camas que asaltar, tantos tontos besos por dibujar. Que no me imagino ningún futuro que no sea de tu mano, que tampoco lo quiero, que no me queda otra que volar al cielo de tu risa para vivir tras tu sonrisa.
Ya ha pasado el minuto y desde mi pecho es tarde para que pueda decirte:

Quédate cerca, no te vayas aún.

Anuncios

2 comentarios sobre “Quédate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s