Fragmentado

Un corazón roto da para mucho. Cuantos más trozos, más historias de desvelo y secretos desvelados. Y es que todos hemos sentido el crujido en algún momento. El saber que te va a romper sin tocarte. Ese instante en que el mundo parece detenerse y reanudar la marcha del revés. La sensación de no poder respirar por las mariposas del estómago que ahora obstaculizan tus vías respiratorias. Con la mezcla perfecta entre las lágrimas y la decepción llega la culpabilidad. Y del por qué así, al nunca más. Sin medias tintas. Vértigo. Como si la noria se hubiera detenido en el lugar más alto y con las vistas más bonitas, pero estas sin ella. Dibujé un círculo perfecto para rostros. Pero sabéis qué, ella no creía en la geometría y estoy en cuadro desde entonces. Andando de puntillas en el recuerdo de la curva de sus labios. Contemplando en silencio la tonalidad de sus ojos. Agazapado en la trinchera de su ombligo. Como si esperar sirviese de algo. Como si fuese a volver por un simple azul en la mirada. Prefiero sentirme malherido a estar rendido. Sólo estas vencido cuando aceptas la derrota. Y yo no paso páginas de un libro que lleva mis tildes en su nombre. Fue un delito morir por sus besos. Será un placer revivir por su sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s